¿Por qué nos excita lo que nos excita? | Venus Plaza

¿Por qué nos excita lo que nos excita?


En relación a este último aspecto, a lo largo de la historia los criterios estéticos han variado de forma considerable. Si hace años la palidez de la piel resultaba atractiva, ahora en cambio el bronceado es referencia. Del mismo modo, la delgadez ha sido durante mucho tiempo algo a tener en cuenta mientras que ahora los hombres fofisanos o las mujeres con curvas representan el ideal a seguir, dejando atrás premisas que parecían arraigadas.

La conclusión parece clara. Nos sentimos arrastrados por las modas y por las generalizaciones. No sabemos quién decide lo que se lleva o no, del mismo modo que desconocemos cómo se inician determinadas tendencias. Quizá todo surja de forma espontánea y el efecto imitación se encargue del resto. Lo que parece claro es que en el ámbito de la sexualidad la lencería, por ejemplo es un referente y un aspecto clave que actúa como reclamo tanto en hombres como en mujeres.

La ropa interior se afianza en el poder de lo sugerente. Durante mucho tiempo la lencería se ha ocultado bajo la ropa de calle, y eso es precisamente lo que llamaba la atención. El deseo de llegar a lo inalcanzable, a lo que se nos esconde, es el origen de la atracción sexual y por este motivo invertimos una cantidad considerable de dinero cada año en la adquisición de este tipo de prendas.

Por supuesto, el mundo de la lencería ha variado con el paso de los años y lo que en se trataba en un inicio de braguitas, sujetador o calzoncillos actualmente alcanza todo tipo de accesorios como el brallete, el tanga, las transparencias o los tirantes. El uso de la ropa interior se ha generalizado y ha variado en función a las tendencias de moda, tal y como se puede apreciar en webs de lencería sexy

Así pues, no existe una explicación racional que dé respuesta al origen de los instintos sexuales del ser humano. Lo que parece claro es que mantenerse en forma y vestir de forma actual, tanto por dentro como por fuera, permite atraer todo tipo de miradas, tanto envidiosas como lascivas, y en este punto la lencería sexy cumple con creces su función.

Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload