Realizar un estriptis para tu pareja con lencería erótica

Cómo preparar y ejecutar un estriptis para tu pareja con lencería erótica (y II)

Cómo preparar y ejecutar un estriptis para tu pareja con lencería erótica (y II)

¿Quieres sorprender a tu pareja con un baile muy sensual y totalmente privado? No necesitas ser una 'stripper' profesional. Si te gusta bailar y moverte de manera sensual, con un poco de preparación, la lencería erótica adecuada y la confianza en ti misma conseguirás cautivar a tu pareja. En este post te orientamos para que te marques una actuación inolvidable.




Seguro que es difícil dar con alguien a quien no le gustaría que su pareja le sorprendiera con un estriptis, sobre todo entre los hombres. El baile sensual acompañado de música es una de las maneras más excitantes de iniciar un encuentro íntimo. El factor sorpresa, la intención, la privacidad y el agradecimiento que te mostrará tu pareja juegan a tu favor. ¡Atrévete! Aprovecha estas vacaciones para llevarlo a cabo, ya sea en tu lugar de descanso, la habitación de un hotel o en tu propia casa.


Para hacerlo bien hay que tener en cuenta una serie de factores. Podemos dividir el proceso en dos partes: preparación y ejecución. En este post hablaremos de la segunda, la ejecución. Con la habitación a punto y tú preparada de arriba abajo, enfundada en tu lencería sexy y el vestuario elegido para la ocasión, sólo falta que dés el paso y te plantes ante tu pareja para que en unos minutos logres seducirlo y la pasión se desborde.


Empezar bien
Tú pareja está expectante en el sofá o una silla y con las manos atadas para que no interrumpa tu ejecución. Ahora mandas tú; no le importará. Al son de la música, tu entrada en la sala ha de irradiar seguridad: paso firme, cabeza alta, erguida, con el pecho fuera y ya con la mirada fija en sus ojos. Eres la más sexy del mundo y tu pareja una persona privilegiada que te tiene a ti como su único centro de atención.


Complicidad ante todo
Recuerda que esto no es un examen de talentos ni de una academia de baile. Estás ante tu pareja y deseas agradarle, pero esto es un juego y el objetivo es pasar un rato divertido y excitante. Por tanto, debes tomártelo en serio y mostrarte concentrada, pero sin olvidar que la complicidad entre tú pareja y tú es lo más importante. Mírale a los ojos, sonríe, pero intenta evitar los ataques de risa producto de los nervios.




Acércate mientras mueves tus caderas y acaricias las partes del cuerpo en las que quieres que fije su mirada. Seguro que no puede apartar la vista de ese conjunto sexy y esas medias con ligueros que llevas


Que el ritmo no pare
Comienzas el show y ya no puedes detenerte. Tus movimientos han de ser ágiles y seguros. Seguro que ya está impaciente por que comiences a quitártelo todo; no tan deprisa. Date unos instantes, en torno a un minuto, para empezar con la retirada de prendas, mientras acaricias tu cuerpo, bailas alrededor de la silla, subes una pierna en ella, te sientas a horcajadas y te apoyas sobre el respaldo... De esta manera añadirás suspense y su estado de ánimo se moverá entre la impaciencia y el deseo.


El primer botón, la primera cremallera
Con toda la calma del mundo empiezas a desprenderte de la ropa. Empieza por la parte de arriba. Los botones de tu camisa o la cremallera de tu body han de abrirse lentamente. Cuando llegues abajo, date la vuelta; se trata de que la excitación alcance niveles desconocidos para ti y tu pareja. Continúa con la falda, con la misma lentitud.


Exhibe tu lencería
Ha llegado el momento de que se sorprenda con la lencería erótica que has seleccionado para la ocasión. Acércate mientras mueves tus caderas y acaricias las partes del cuerpo en las que quieres que fije su mirada. Seguro que no puede apartar la vista de ese conjunto sexy y esas medias con ligueros que llevas. Sin dejar de bailar, te acercas hasta que casi pueda rozarte y te vuelves a alejar para continuar tu actuación: arquea la espalda, flexiona tu cintura, juega con tu melena... Esos movimientos seductores que, aunque no lo sepas, tan bien conoces.


Hasta el final
En función de la duración de la canción, podrás recrearte más o menos en la retirada de tu lencería sexy: las medias, los guantes, el body, el tanga... Tírale las prendas que te vas quitando. A escasa distancia, ofrécele tu cuerpo pero cúbrete momentáneamente las partes que queden a la vista; se trata de no ponérselo fácil. Incrementa la intensidad de las miradas, lánzale besos ardientes. Ya te lo has quitado casi todo: lo último han de ser los zapatos. Te acercas a tu pareja, le desatas las manos y... el espectáculo puede continuar.



¿Nos cuentas tu experiencia? ¿Te hemos servido de ayuda?


Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload